Sistemas Materiales - CLASIFICACIÓN

INTRODUCCIÓN
Se llama sistema material a una porción limitada de materia, dentro del
universo, que se separa real o imaginariamente, para su estudio.
Aún cuando el sistema haya sido separado del universo (ambiente) que lo
rodea, queda circundado por un medio. Durante el estudio del sistema material,
dicho medio debe ser considerado.
Dado el sistema formado por un recipiente que contiene a un gas, sumergido
en un baño con agua a temperatura constante (termostato), el gas es el sistema
bajo estudio, el termostato representa al medio y, los límites del sistema son las
paredes del recipiente que contiene al gas.


CLASIFICACIÓN DE LOS SISTEMAS MATERIALES
Los sistemas materiales se pueden clasificar en función del pasaje de masa
y energía entre el sistema y el medio, en abierto, cerrado y aislado.

Sistema Abierto
En los mismos se produce transferencia de masa y de energía entre el
sistema y el medio o viceversa.


Sistema Cerrado
En estos sistemas solo se produce el intercambio de energía entre el
sistema y el medio o viceversa.


Sistema Aislado
En este caso, no hay pasaje ni de masa ni de energía del sistema al medio y
viceversa.


Otra clasificación que se hace de los sistemas materiales, se basa en sus
propiedades y su composición, surgiendo así, dos grandes grupos: las sustancias
puras y las mezclas.

Sustancias puras
Las sustancias puras son especies de materia que no pueden ser
fraccionadas por los métodos fisicoquímicos comunes, mientras que poseen una
composición química definida y constante. Las sustancias puras comprenden a su
vez a los compuestos y a los elementos. Los primeros pueden descomponerse
químicamente en dos o más elementos. Por ejemplo, agua, cloruro de sodio (sal de
mesa), etanol, etc. Por otra parte, ejemplos de elementos los representan
hidrógeno, oxígeno, cloro, sodio, carbono, entre otros.

Mezclas
Las mezclas, son aquellos sistemas que no poseen composición química
definida, es decir, que están formados por dos o más componentes, donde los
mismos conservan sus propiedades características, mientras que las propiedades
del sistema son variables y dependen de la relación de las cantidades en las que se
encuentra cada uno de los componentes.
Las mezclas, a su vez, se clasifican en homogéneas y heterogéneas.

Sistema homogéneo
Una mezcla es homogénea, cuando presenta las propiedades iguales en
todos los puntos de su masa, y no se observa en la misma, superficies de
discontinuidad, cuando se la examina al ultramicroscopio. Las mezclas
homogéneas se conocen con el nombre de soluciones. Así, por ejemplo, la
agitación prolongada de una cucharada de azúcar en un vaso de agua, dará lugar a
la formación de una solución de agua azucarada.

Sistema heterogéneo
Se conocen también con el nombre de dispersiones, y se caracterizan por
poseer propiedades diferentes cuando se consideran al menos dos puntos de su
masa y además, presentan superficies de discontinuidad. Un ejemplo común de
mezcla heterogénea, lo constituye un trozo de granito, claramente, se diferencian en
el mismo sus componentes, cuarzo, feldespato y mica. Cada una de estas partes
representa a sistemas homogéneos, con propiedades distintas, separadas entre sí,
por límites bien definidos, conocidos con el nombre de interfase, mientras que cada
una de estas porciones homogéneas se denominan fases.
Para aclarar estos conceptos, es posible decir que los sistemas
homogéneos son monofásicos (formados por una sola fase), mientras que los
heterogéneos son polifásicos (dos o más fases).
Es importante notar lo siguiente: para que cada porción homogénea de una
mezcla heterogénea sea considerada una fase independiente, debe cumplir con
dos requisitos: estar separadas entre sí por interfases y, poseer propiedades físicas
y/o químicas distintivas. El clásico ejemplo lo representa el sistema formado por
agua líquida y varios cubos de hielo. El mismo posee solamente dos fases, ya que
si bien los trozos de hielo se encuentran todos separados por diferentes inerfases,
poseen idénticas propiedades físicas y/o químicas.
Otro término importante a considerar es el de componente, denominándose
así a cada una de las sustancias que constituyen a una mezcla.
El número de componentes que posee una sistema, es independiente de su
homogeneidad o heterogeneidad. De esta manera, existen sistemas heterogéneos
de varias fases, formado por varios componentes, tal el caso de sistema formado
por agua líquida en equilibrio con hielo y vapor de agua, tres fases pero solo un
componente.
Por otro lado, existen sistemas homogéneos constituidos por numerosos
componentes, por ejemplo solución de varias sales en agua.
Dentro de las mezclas heterogéneas o dispersiones, cabe establecer que la
fase presente en mayor proporción se denomina fase dispersante y la o las otras,
fases dispersas.
Las dispersiones se clasifican en tres grupos según el tamaño de partículas
de la fase dispersa: groseras, finas y coloidales.

Dispersiones groseras
Las partículas de la fase dispersa poseen dimensiones mayores a 50 ?m
(1?m = 10-6 m), pudiendo ser visualizados a simple vista. Por ejemplo: mezcla de
arena y agua, granito, limaduras de hierro en azufre, etc. La separación de fases
puede operarse con mayor facilidad cuanto más difieran sus densidades.

Dispersiones finas
En estos casos, las partículas de las fase dispersa tienen dimensiones
comprendidas entre 0,1 ? m y 50 ? m, solo observables utilizando microscopios. A
este tipo de dispersiones pertenecen las emulsiones y las suspensiones. Las
emulsiones se caracterizan por poseer las fases dispersante y dispersa en estado
líquido. Un ejemplo se estos sistemas se logra agitando vigorosamente una mezcla
de agua y aceite
En las suspensiones, la fase dispersa es sólida, mientras que la fase
dispersante puede ser líquida o gaseosa. La tinta china (negro de humo disperso en
agua), ejemplifica a una dispersión fina con fase dispersante líquida y dispersa
sólida. El humo (partículas de carbón dispersas en aire), constituye un ejemplo de
suspensión de sólido en gas. En este tipo de dispersiones la separación de fases
se opera con mayor dificultad que en las groseras.

Dispersiones coloidales o coloides
El tamaño de partículas de la fase dispersa se encuentra entre los 0,001 ?m
y 0,1 ? m. La gelatina es uno de los coloides más comunes. La fase dispersa solo
se puede observar a través de un dispositivo óptico denominado ultramicroscopio.
Precisamente, este medio óptico es el que se utiliza como límite para determinar si
un sistema material es homogéneo o heterogéneo. Cuando observando al
ultramicroscopio, un sistema material posee una sola fase, se dice que es
homogéneo. Si por el contrario, presenta dos o más fases, el sistema es
heterogéneo.

Separación de mezclas
Las distintas fases de un sistema heterogéneo se pueden separar por varios
procedimientos físicos llamados métodos de separación de fases.
Ejemplos de estos métodos de separación son: filtración, decantación,
centrifugación, levigación, tamizado, etc.
Como resultado de estos métodos de separación, los sistemas
heterogéneos quedan divididos en fases, sistemas homogéneos.
Es posible intentar la aplicación de nuevos métodos que permitan decidir si
una fase además está formada por uno o más componentes. Por ejemplo, es
posible separar agua y sal a partir de un sistema homogéneo de agua salada. En
este caso la fase debe ser fraccionada.
En conclusión, es posible afirmar que los sistemas homogéneos pueden ser
resueltos a partir de métodos de fraccionamiento de fases. Los métodos más
utilizados son: destilación simple, destilación fraccionada y cristalización.